martes, 25 de septiembre de 2012

Orden y Feng Shui (II)



Orden y Feng Shui (II)


He recibido algunos comentarios con respecto a la última entrada en el blog y las consultas que se plantean en ellos se pueden resumir en dos: ¿por qué algunas personas cambian de humor a peor al entrar en casa? y ¿qué hacer si se tienen resistencias a deshacerse de objetos?

Para entender cómo influye el entorno en el estado de ánimo de cualquiera de nosotros y lo que el desorden puede afectar de forma inconsciente, me gustaría que os dierais cuenta de que cada sensación que percibimos está conectando nuestro exterior con nuestro interior. De este modo, para que la vida fluya en armonía, es importante observar el espacio que nos rodea acomodándolo y ajustándolo para que sea un entorno nutritivo. El polvo, el desorden y la acumulación de objetos proporcionan un ambiente negativo, estancan y saturan la energía provocando malestar y estados de ánimo que alteran nuestra actitud ante la vida. 

¿Has intentado mantenerte tranquilo cuando están trabajando con un taladro eléctrico en la calle? Llega un momento en el que el ruido se hace insoportable y tienes que salir. Los trastos de una casa son “ruido”. Si te encuentras relativamente bien en todas partes menos en tu casa, tienes un trabajo que realizar. Tu casa habla de ti, eliges los muebles y dónde los colocas, el color de las paredes, la distribución de los espacios, etc. Con tu casa te expresas y te das a conocer. También es tu refugio, es el lugar donde sueltas todas las defensas. ¿Crees que tu inconsciente se relaja si miras hacia un lado y ves que hay algo pendiente de hacer? 

En cuanto a la dificultad para deshacerse de los objetos es una cuestión muy común. Muchas personas que viven en un gran desorden dicen que les falta energía para solucionarlo. Se trata de personas que por diversas cuestiones se ven imposibilitadas para hacer el vacío. Mi consejo es el siguiente: basta con empezar por una parte pequeña, por ejemplo sólo un cajón y, si te sientes con ánimo con otro cajón e ir avanzando poco a poco. Así, tomando el todo por cada una de sus partes, te será más fácil. Si intentas hacerlo todo de una vez, te será imposible y sólo el hecho de pensar en hacerlo te agotará. Por norma general, si tienes que deshacerte de algo, no te preguntes si podrías volver a utilizarlo otra vez porque la respuesta siempre será quizá. Si no eres capaz de tirar algo de entrada, guarda en una caja lo que ya no está en uso y ponle la fecha. Si al cabo de un año no has abierto la caja, es que es del todo innecesario y, por lo tanto, puedes prescindir de ello. Puede ayudarte que repitas mentalmente “Es conveniente dejar partir”. 

También se da el caso de personas que no almacenan sus trastos, sino los de otras personas. Si éste eres tú, piénsatelo dos veces antes de aceptar invadir tu espacio de trastos y, si aceptas hacerlo, que sea por un tiempo limitado. Deberás llegar a un acuerdo satisfactorio en cuanto al tiempo que vas a guardarlo y, si no te han liberado, advierte al dueño que te desharás de todo en el plazo previsto. 

Para terminar, si te sientes estancado, haz lo siguiente y ya me contarás!

Frecuentemente, cuando te sientes encallado en algún problema, existe algún obstáculo en alguna parte de tu casa: cajones desordenados, correspondencia sin abrir, maleteros y armarios mal organizados, por no hablar de desvanes y garajes. Te aconsejo que localices “el tapón” y te pongas manos a la obra cuanto antes. Muy probablemente, cuando termines, aparezcan soluciones o puntos de vista antes no evidentes que te acerquen a la solución del problema. 

Para terminar, os invito a seguirme en la cuenta de  Twitter @secretofengshui y en Facebook "Secretos del Feng Shui"


María José

1 comentario:

  1. fantastico muchas gracias enorabuena por la pagina,un saludo

    ResponderEliminar