lunes, 10 de septiembre de 2012

Orden y Feng Shui



He tenido varias consultas referentes a qué hacer cuando uno se siente “estancado”. Es una sensación incómoda porque se tiene ganas de hacer cosas, de cambiar, pero no hay energía suficiente para hacerlas o no se encuentra la forma de empezar porque todo son impedimentos y obstáculos. 

Veamos qué puede hacer el Feng Shui en estos casos. No me cansaré de repetir que, para que el Feng Shui sea efectivo, es fundamental el orden y la limpieza. Ten en cuenta que cada trasto, cada objeto inútil o estropeado, significa un obstáculo a dos niveles: a nivel físico o material y a nivel simbólico.  En el nivel simbólico, despejar el espacio y deshacerte de lo inútil elimina los obstáculos que te impiden conseguir tus metas y abre caminos para que aparezcan nuevas oportunidades. Despejar los espacios resulta beneficioso para que la energía fluya libremente.  Si te deshaces de lo que no funciona en tu casa o en tu trabajo, también lo haces en tu vida. 

Para explicarme mejor, pondré varios ejemplos:

Imagina que llegas a la oficina y tu mesa de trabajo está sepultada bajo una montaña de papeles. Quizá eres una de esas personas que lo tiene todo a mano, todo es importante, todo es necesario, pero llega el momento de buscar algo y … no aparece. Es normal que te sientas derrotado y que no sepas por dónde empezar. Trabajar en una mesa desordenada, desconcentra; por un lado te debates entre realizar las tareas que entran nuevas y por otro en deshacerte de lo pendiente. Sin embargo, trabajar en una mesa ordenada incentiva la productividad y la creatividad. 

Puede que seas de los que utilizan post-it para recordar lo que tienes que hacer. Llenas la mesa, el ordenador y cualquier superficie a la vista con papelitos que te recuerdan las cosas que no has hecho. Es como escuchar a tu madre cuando eras adolescente diciendo constantemente: “arregla tu habitación”, “ponte a estudiar”, “recoge la ropa”. ¿Recuerdas lo molesto que era? ¿Qué efecto causaba en ti? Supongo que no corrías lleno de entusiasmo a hacer lo que ella te pedía, sino todo lo contrario, huías refunfuñando pidiéndole espacio … ¿Qué efecto crees que, inconscientemente, tienen los post-it? Exactamente el mismo. Cada día te enfrentas a la exhibición de todo lo que te queda por hacer. ¿Cada vez tienes menos post-it? Seguramente, cada vez tiene más … Los post-it desordenan tu mente. Si recurres a las notas, la energía de tu mente se dispersa. Si necesitas recordar fechas, es más útil y eficaz utilizar una agenda. Para las tareas pendientes, adquiere el hábito de trabajar con listas. Apunta en una lista lo que tienes que hacer, da prioridad a lo que aparece en ella y aborda las cuestiones por orden de importancia. Comprométete a realizar las tareas en grupo (por ejemplo de tres en tres) y no pases al siguiente grupo hasta que no hayas terminado. Tacha lo que has hecho y recompénsate por haberlo conseguido. 

Otro asunto que te estanca inconscientemente, son las amistades. Presta especial atención a las relaciones improductivas que hay en tu vida y comprométete a quitarte de encima a los pesados. Si tienes amigos con los que hablar te supone siempre un esfuerzo, si te agota su compañía, si protestas cuando recibes una llamada de ellos, ¡olvídate!, ya no estáis en la misma onda y, por lo tanto, debes dejarlos partir, ya ha pasado su fecha de caducidad. No me refiero a los amigos que están pasando por un mal momento, sino a la gente negativa que sólo sabe quejarse, que sólo ve inconvenientes en cada una de las cosas que explicas, a los que su único tema de conversación gira alrededor de la crítica a otras personas, etc. Todos sabemos de qué hablo. Lo más interesante de deshacerte de amistades que no te aportan nada es que creas un espacio personal que atraerá nuevas relaciones. Hay millones de personas en el mundo entre las que puedes escoger libremente. Escoge personas que te animen y te inspiren.  A la vez, inspira y anima a los demás, deja de quejarte y de criticar, alejarás de ti la nube de la negatividad. Los negativos ni se crean ni se destruyen, se amontonan. Allí donde veas a alguien quejándose verás a un montón escuchando y en un momento u otro se convertirá en una competición de versiones catastróficas sobre algún tema. 

Para terminar, me dirijo a aquellos de vosotros que no tenéis mesa de trabajo, ni utilizáis post-it para recordar las cosas. A vosotros os recomiendo que reviseis la taquilla, el coche, el  bolso, la cartera, etc. y os deshagáis de lo que ya no os sirve. 

La semana que viene seguiré hablando de despejar los espacios.

Para terminar, os invito a seguime en twitter @secretofengshui y en Facebook "Secretos del Feng Shui" 


María José

4 comentarios:

  1. Estoy TOTALMENTE de acuerdo. De vez en cuando me dedico a "dar una vuelta" por los cajones y armarios de casa....Sorprendente la cantidad de cosas de todo tipo que guardamos sin saber si quiera que las tenemos, con el consabido "por si acaso". Cuando llega el "acaso" lo mas probable será que no recordemos que ya "tenemos" y menos aún de dónde está.
    Además la sensación, después de una buena limpieza y criba, es tan agradable como darse una buena ducha...
    Consejillos:
    Procurad que haya algunos trozos de pared diáfanos, dan sensación de amplitud y serenidad.
    Seleccionar los típicos objetos de adorno y guardad unos cuantos o bien concentradlos en una vitrina o una estantería de paso para no tener el lugar de trabajo o de descanso lleno de estímulos que dispersan y fatigan la mente.
    Tengo dos o tres "cajones de sastre" para "papeles y cosillas" importantes o interesantes pero de díficil clasificación así se dónde buscar por categorías.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, sabio consejo el tuyo.

    El orden, la palabra mágica,
    en algunos sentidos a mi me cuesta en el trabajo porque hay cosas y objetos que en un momento concreto toman vida propia y los puedes "resucitar", !y no caben en un cajon!
    Lo soluciono dandoles espacio sin esconderlos y les pongo nombre y todo.
    ¿Hay alguna forma mejor de no convertirlos en ruido?

    Gracias por vuestra generosidad en compartir.




    ResponderEliminar
  3. Al final sale muy natural, me he pasado ayer desde las 20:00 hasta casi las 23:00 limpiando sin parar, no podía parar, jajajaj, necesitaba ordenarlo todo y tener solamente un olor, el limpieza..ayuda mucho para descansar la mente, ordenar tu alrededor sobre todo tu propio hogar.
    Mañana continuo con la mesa de la oficina ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por todos los consejos y por la forma de explicarlos. Empecé a vaciar y ordenar hace dos años y me doy cuenta de que soy muucho más feliz. Creo que también a veces hacemos feng shui en nuestra imagen, cuando necesitamos cortarnos el pelo, cambiar, luego es como si todo fuese más liviano, más ligero.

    ResponderEliminar