lunes, 8 de octubre de 2012

Chi



Haber nacido atractivo no es tan importante como haber nacido con buena estrella.
Haber nacido con buena estrella no es tan importante como tener un corazón bondadoso.
Tener un corazón bondadoso no es tan importante como contar con un Chi positivo.
(Proverbio chino)

En la entrada de hoy hablaré del Chi. Como todas las disciplinas, el Feng Shui tiene una terminología propia, se utilizan palabras como Chi, Ying y Yang, los 5 elementos, los 4 protectores, el número Kua, etc. 

El Chi es la fuerza vital que une y da vida a todo lo que existe. Nutre y sostiene todo lo que nos rodea, circula de forma invisible y todos los seres vivos nos vemos afectados por los flujos de Chi. 

Casi todas las culturas han identificado este mundo invisible de energía vital y le han dado diferentes nombres, por ejemplo: Qi en japonés, Prana en sánscrito, Eter en céltico, Orenda para los indios iruqueses, Ruach en hebreo, Baraca para los musulmanes y Pneum en griego. 

El Chi se manifiesta de diferentes maneras:

Como Sheng Chi, que proporciona un entorno saludable,  promueve una atmósfera armoniosa y feliz dentro del hogar y lugar de trabajo. También atrae la prosperidad en un sentido material, ya que es una corriente positiva de energía que aumenta las oportunidades de progreso y agudiza nuestro pensamiento. Este tipo de Chi se mueve de forma ondulante en nuestro ambiente. 

O como Sha Chi, es la energía que tiene un efecto adverso, actua como un enemigo invisible disminuyendo la vitalidad y ofuscando el pensamiento. Se trata de un Chi estancado e inerte. Es la fase violenta del Chi y se mueve en línea recta. 

Un lugar con Chi de calidad favorece que las personas se sientan bien y experimenten armonía. Un lugar con mal Chi facilita la enfermedad, la falta de entendimiento y el caos en general. Piensa en un río de caudal limpio y movimiento apacible y ondulante, éste genera a su paso Sheng Chi. Ahora piensa en un cauce contaminado, estancado o turbulento, éste genera Sha Chi. 

Puedes sentir el Chi a través de tu percepción innata y el sentido común, por ejemplo cuando te sientes intranquilo en un sitio, cuando visitas una casa y sientes que algo está mal, cuando tienes problemas para dormir. Todos tenemos esta sensibilidad, aunque en algunas personas esté más adormecida. 

El Feng Shui busca atraer el Chi positivo, determinar dónde circula mejor, dónde no llega o dónde es negativo, con el fin de crear espacios saludables, armoniosos y prósperos. 

¿Serías capaz de determinar si tu casa o lugar de trabajo cuenta con Sheng Chi o Sha Chi? Seguro que si. Como he dicho antes, la forma más directa es escuchar tu cuerpo. Haz un recorrido por tu casa y percibe qué tipo de sensaciones te envía cada uno de los espacios. Puede suceder que no sientas lo mismo en las diferentes estancias. Identifica si las sensaciones son positivas o negativas. 

Para hacer visible esta energía invisible, recurre a la analogía del río y observa si las aguas llegan tranquilas a todos los rincones, si su movimiento es lento o rápido y si hay algún sitio en el que quede estancada. La distribución de la casa, 
los colores, las formas y el tamaño de las habitaciones y los muebles, todo ello incide en el recorrido que hace el Chi que entra por la puerta principal. 

El siguiente paso, una vez que tienes localizado dónde hay  Sha Chi, es tratar de averiguar por qué. A continuación pongo los ejemplos más corrientes de lo que puede estar pasando: 

- Que haya caos y suciedad 
- Que haya mala iluminación 
- Que los muebles estén mal distribuidos 
- Que haya corriente de aire y, por lo tanto, la energía circula  demasiado rápido 
- Que el ambiente esté viciado por falta de ventilación
- Que haya malos olores (tuberías atascadas, humedad, etc.) 
- Que no llegue la energía 

Cuando localices qué es lo que está pasando en cada habitación, ponle remedio YA. Como he dicho, muchas veces la solución viene de la mano del sentido común. Si te "atascas" con algo, puedes consultarme. 

Para terminar te propongo un experimento. Algunas de las consultas que me han hecho tienen que ver con la dificultad para dormir. Tanto si este es tu caso como si no, te sugiero que realices una limpieza con sal gorda, realizada de la siguiente forma: 

Haz una mezcla de agua mineral con sal gorda llevada al punto de saturación (hasta que el agua ya no disuelva más sal). Pon la mezcla en recipientes como de dos dedos de altura. Coloca un recipiente con el agua con sal en cada una de las esquinas de la cama y otro en el centro (puedes hacerlo también en las esquinas del sofá donde pases más tiempo). Pasados aproximadamente unos 15 días, el agua se habrá evaporado y la sal habrá cristalizado. Si la energía es positiva, los cristales estarán en el fondo del recipiente de forma homogénea. A medida que la energía sea más negativa, irán cristalizando de forma desordenada, incluso llegando a salirse del recipiente. La verdad es que es bastante espectacular. En el caso de que la energía esté sucia, la forma de limpiarla es repitiendo la operación hasta que los cristales queden en el fondo del recipiente. Si la energía es muy negativa, puede tardar bastante. Pero, no hay prisa, al menos ahora sabes qué pasa y cómo solucionarlo.

Ah! y un último consejo hoy, parece obvio, pero muchas personas no lo siguen: mantén siempre bajada la tapa del wc cuando no lo uses y cierra la puerta del lavabo para mantener alejado del resto de la casa el Sha Chi que se genera en él.

Me despido de vosotros por hoy. Espero que os sirva de ayuda...  ya me contaréis.

Para terminar, os invito a seguime en la cuenta de Twitter @secretofengshui y en Facebook "Secretos del Feng Shui"

Mª José Pérez






1 comentario:

  1. Ahora Chí, así Chí XD

    Ya te puedo seguir desde mi blog.

    Muchas gracias por tus consejos, son mágicos ;)

    ResponderEliminar