jueves, 15 de noviembre de 2012

Los colores en el Feng Shui




La entrada de hoy responde a varias consultas que me habéis hecho sobre qué colores utilizar para pintar las paredes de las diferentes zonas de la casa. Esta pregunta es muy común y mi respuesta casi siempre es la misma: los colores en la casa o lugar de trabajo no sólo están presentes en las paredes, sino también en cualquier objeto que ocupe ese espacio. Con esto quiero decir que el mobiliario, los complementos decorativos, las puertas, la ropa de casa, el menaje, etc., constituyen una fuente nada despreciable de “curas” de Feng Shui, puesto que a veces, al pintar las paredes de colores demasiado llamativos estamos dotando a la estancia de una energía muy marcada que produce desequilibrios yin-yang y también desequilibra la relación entre los cinco elementos.


El Feng Shui utiliza la magia de los colores para transformar los espacios y llenarlos de energía, salud y vitalidad. Seguramente tú has podido comprobar que cambiando la iluminación y el color de paredes y puertas, cambia la energía de un espacio. Esto sucede porque los colores van más allá de su aspecto estético y pintar una habitación de un color puede tener un efecto en la actitud de una persona e influir en su estado de ánimo. Si te fijas en los colores de la naturaleza verás que los de la primavera son brillantes, expresan una energía en expansión y nos transmiten optimismo, mientras que los colores del otoño son marchitos, expresan una energía en decadencia y transmiten melancolía. Todo lo que nos rodea tiene color y nos afecta a nivel emocional. Los colores contribuyen a incrementar o disminuir nuestra energía o Chi personal. ¿Puedes imaginar los efectos que tendría una estancia pintada de color gris sobre una persona apática o deprimida?, ¿o los efectos que tendría una habitación pintada de rojo sobre una persona hiperactiva?. Los colores ejercen un gran poder sobre nosotros, aunque a veces no se percibe de forma consciente. Por eso, las personas nerviosas o excitables deberían evitar los colores yang como el amarillo, el naranja y el rojo y utilizar colores que serenen, como el verde pastel o colores más neutros como el beige o los terrosos suaves. Las personas tímidas, apáticas y con tendencia a la depresión deberían prescindir de colores yin como el negro, el gris, el azul oscuro o el verde apagado y recurrir a colores cálidos como el salmón, el melocotón o a tonos más luminosos como el amarillo. 

Para que entiendas mejor cómo te puedes aprovechar de las propiedades de los colores y dónde utilizarlos, he preparado una lista con los colores más usuales.

AMARILLO: Es un color yang, representa al elemento Tierra. Aporta claridad, alegría, optimismo, inteligencia y longevidad. Los tonos amarillos, ocres o dorados son adecuados para cocinas y comedores y no lo son para dormitorios. 

NEGRO: De naturaleza yin, se relaciona con el elemento Agua y su punto cardinal correspondiente es el Norte. Simboliza la profundidad y el misterio. Debe usarse en pequeños detalles y siempre equilibrándolo con colores más vivos, porque su abuso puede bajar mucho la energía. 

BLANCO: Es la manifestación del elemento Metal, corresponde a los puntos cardinales Oeste y Noroeste y su naturaleza es yin. Purifica los espacios,  estimula y unifica. Es un color muy frío y se debe contrarrestar con elementos decorativos que aporten calidez. Muy adecuado para los cuartos de baño.

ROJO: Se le considera un color yang, está relacionado con el elemento fuego y con el punto cardinal Sur. Aporta fortaleza, vitalidad y eleva el ritmo cardíaco. No es aconsejable pintar las paredes con él, es preferible utilizarlo en cojines, telas u objetos varios, porque en exceso, puede causar nerviosismo y ansiedad. Se debe evitar en los dormitorios. 

VERDE: Se trata de un color yin, se relaciona con el elemento Madera y con los puntos cardinales Este y Sureste. Transmite seguridad, vitalidad, esperanza, descanso y equilibrio. El uso de este color en el dormitorio de los niños estimula el crecimiento y relaja el sistema nervioso.

AZUL: Es un color yin, relacionado con el elemento Agua y el punto cardinal Noreste. Promueve sentimientos tranquilos, ayuda en la introspección (no se debe usar si hay estados de apatía o tristeza) y favorece la actividad intelectual. Es un color que inhibe el apetito y, por lo tanto, no debería usarse en cocinas y comedores. Puede estar aconsejado en dormitorios. Hay que tener  en cuenta que el color azul es frío y podría enfriar las relaciones familiares, así que es mejor utilizarlo en sus tonos más pasteles y    complementar la decoración con objetos de colores cálidos. 

ROSA: Color yang asociado al punto cardinal Suroeste. Representa la ternura, la ingenuidad y la bondad, es el color del amor y el romanticismo. Es adecuado para dormitorios.

NARANJA: Es un color yang, representa la lealtad, refuerza la concentración y ayuda en la organización. Aporta calidez e ilumina ambientes oscuros. No se recomienda usarlos en lugares de trabajo en los que haya exigencias creativas porque estanca la creatividad. 

MARRÓN: Relacionado con el elemento Tierra y su naturaleza es yang. Representa la estabilidad. En sus tonos más pastel es adecuado para comedores y salones con buena luz natural. Los tonos amarronados son ideales para suelos y zócalos. 

GRIS: Representa al elemento Metal, es un color yin y está asociado al punto cardinal Noroeste. Es sombrío, triste y serio. Es desaconsejable su uso en las casas y es ideal para despachos y oficinas, por crear una ambiente de respeto y seriedad. 

VIOLETA: Es un color secundario, la suma a partes iguales del relajante azul y del excitante rojo y se sitúa al Sureste. Es el color de la espiritualidad, la templanza, la lucidez y la reflexión. No es recomendable para salones y cocinas y si lo es para las habitaciones de gente joven que reciban suficiente luz natural. También se puede utilizar el violeta en lugares donde queramos transmitir autoridad.

Para terminar, te recomiendo que antes de elegir un color, mires cada habitación, que la sientas y pienses cuál es el uso que le vas a dar y, por supuesto ¡deja que fluya tu intuición!. 

Muchas gracias a todos por seguirme y compartir con vuestros amigos esta información. También podéis seguirme en Twitter @SecretoFengShui y en la página de Facebook Secretos del Feng Shui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada