miércoles, 13 de noviembre de 2013

Feng Shui en la decoración de interiores





El Feng Shui tiene mucho que aportar en la decoración de interiores para lograr casas y oficinas más cómodas, sanas y armoniosas. En entradas anteriores he hablado de la importancia del equilibrio yin y yang, del significado de los colores y de la influencia positiva de mantener el orden y la limpieza. Aparte de estos aspectos tan importantes que has de tener en cuenta a la hora de decorar, también debes prestar atención a los objetos decorativos que eliges. Una vez que has decidido el uso que vas a dar a cada habitación y has elegido los colores y la iluminación más adecuados, selecciona de forma consciente los detalles que terminarán de dar personalidad a los espacios. Cualquier objeto que elijas para decorar refleja aspectos de ti mismo y del momento en el que te encuentras. Por este motivo, antes de escoger cualquier pieza decorativa, piensa qué transmite y opta solo por las que aporten belleza, armonía, energía y optimismo. Si buscas concretar proyectos no utilices obras de arte abstracto, si lo que buscas es estabilidad sentimental deshazte de trípticos e imágenes incompletas,  si estás cansado de estar solo/a rodéate de fotografías con tus amigos o familia. Ve más allá de lo evidente y observa el simbolismo de lo que te rodea.

Independientemente de los gustos personales, los objetos despiertan sensaciones. Los objetos inanimados, además de su propio Chi, poseen el que nosotros les transmitimos a través de nuestras reacciones, experiencias y recuerdos. Un recuerdo vinculado a un objeto puede cargarlo positivamente y provocar emociones agradables al mirarlo o al estar cerca de él. Me he encontrado con casas repletas de cosas y, al preguntar a sus dueños qué valor tenían,  me ha sorprendido escuchar que ninguno, son regalos, recuerdos de viajes de otras personas, objetos de compromiso que abarrotan y recargan el espacio sin aportar nada. Por eso no me canso de decir que, lo mejor que puedes hacer para mejorar el Chi de tu casa, es desprenderte de todo lo superfluo e inútil, de esta manera experimentarás una profunda sensación de equilibrio, comodidad y seguridad.

Por lo que respecta a la colocación de los muebles, debes hacerla de tal forma que se cree un camino para que el Chi pueda pasar a la velocidad adecuada y así disfrutar de sus beneficios: ralentiza el flujo de Chi en pasillos largos y estrechos colocando alfombras, cuadros o luces y mantén despejadas las habitaciones para que fluya libremente y no se estanque. En los sitios en los que el movimiento de Chi es muy rápido te sentirás intranquilo, mientras que en los lugares en los que su fluir es muy lento, te sentirás cansado. Para colocar sillones o sillas en las que vayas a pasar mucho tiempo evita las corrientes de aire, las esquinas y no los coloques de espaldas a una puerta.

Para finalizar te daré un consejo: si quieres hacer un cambio en tu vida o te encuentras atascado con algún asunto cambia 27 cosas de sitio (puedes hacerlo el mismo día o durante 9 días seguidos, moviendo 3 objetos cada día). Mi abuela solía decir "Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio", lo que yo te propongo es que no des por sentado que cada cosa tiene su sitio. Cambia los cuadros, renueva las fotografías, intercambia los cojines, las colchas, las alfombras, etc. notarás el movimiento energético, ¡asegurado!.

Me despido invitándote a seguirme en la cuenta de twitter @secretofengshui y en  Facebook “Secretos del Feng Shui”.

Gracias y hasta pronto.

2 comentarios:

  1. Muy interesante. Pondré en práctica tus consejos. Necesito cambios en mi vida, aprovecharé ahora con el nuevo año y los nuevos propósitos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Mover la energía de una casa siempre trae movimientos a otros niveles. Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar