miércoles, 10 de septiembre de 2014

Cómo aumentar el Chi personal



Si queremos gozar de buena salud, debemos cuidar nuestra energía vital o chi. Está bien saber cuáles son las fuentes de esta energía para recurrir a ellas en caso de necesidad. Éstas son las principales: la respiración, la luz solar, la alimentación y el ejercicio físico.

Los practicantes de yoga sabemos lo importante que es la respiración (la práctica de Pranayama se dirige a estimular y acumular prana o Chi). La respiración comienza en los seres vivos desde el momento de su concepción y su salud depende, en gran medida, de la calidad del aire que respiren. Debemos asegurarnos que el aire que respiramos sea de buena calidad y evitar los espacios con humo, cerrados o mal ventilados. 

Una buena respiración se realiza utilizando las tres zonas respiratorias (abdominal, costal y clavicular). Si la respiración está bloqueada, lo más efectivo es realizar vaciados pulmonares completos, apurando las exhalaciones hasta el máximo posible y de esta manera aparece, de forma espontánea, una gran inhalación. Si repites este ejercicio varias veces seguidas, empezarás a bostezar, prueba de que tus pulmones están respondiendo.

Otra forma muy sencilla de trabajar la respiración, es con un ejercicio que te traerá grandes beneficios. Se llama “Las 20 respiraciones conectadas” y consiste en realizar 4 respiraciones naturales, seguidas de una respiración profunda. Este ciclo de 5 respiraciones se repite 4 veces. Tanto la inhalación como la exhalación se efectúan por la nariz y deben sucederse de forma ininterrumpida. Te llevará apenas 2-3 minutos y verás cómo tu mente se despeja y se calma, a la vez que aportas al cuerpo una dosis extra de energía. 

También recargamos energía de la luz solar. La luz del sol es indispensable en la sintetización de la vitamina D y es la encargada de regular los ciclos circadianos, el reloj biológico  que regula las funciones fisiológicas del organismo. Este reloj marca un ciclo regular que se repite cada 24 horas y que coincide con los estados de sueño y vigilia. El cerebro asocia la luz con la actividad fisiológica, mientras que con la oscuridad inhibe estas funciones. Las personas que se ven obligadas a trabajar de noche y dormir de día ven afectadas su salud física y psíquica, ya que su organismo sufre un esfuerzo por permanecer activo en la fase nocturna de descanso y otro por dormir en la fase diurna de activación. La falta de luz solar también puede ocasionar tristeza, depresión o falta de vitalidad.

Otra fuente a través de la que recargamos energía es mediante una alimentación sana y equilibrada. Está ampliamente demostrada la importancia de la alimentación para prevenir e incluso curar enfermedades. Todos sabemos qué se considera sano y qué no, así que no entraré en ello. Señalaré que, otro aspecto que hay que tener en cuenta con los alimentos, es su cualidad yin o yang. Una dieta con exceso de alimentos yin (frutas, verduras, azúcares) pueden generar falta de energía o frio corporal. Un exceso de alimentos yang (carne, marisco, grasas, sal) puede provocar acaloramiento e irritabilidad. De modo que, el equilibrio, no sólo debe buscarse ingiriendo todos los grupos de alimentos, sino también  compensando las cualidades yin y yang de los mismos.

Mediante el ejercicio físico también nos recargamos. Muchos de nosotros hemos podido comprobar los beneficios de realizar ejercicio después de la jornada laboral. Somos como dinamos y el movimiento nos recarga. Practicar Chi Kung, Tai Chi o Yoga tienen un valor añadido porque sus ejercicios tienen como finalidad  incrementar y movilizar la energía vital. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio y quieres empezar el día activando tu energía, te recomiendo practicar cada la mañana “Los 7 ritos tibetanos” (en internet encontrarás información). Después de su práctica sentirás calor (energía), vitalidad, la respiración ampliada y mayor flexibilidad articular. Son ejercicios sencillos y muy potentes que no te llevarán más de 10 minutos hacerlos.

Hay otras formas de elevar tu chi personal como  hacer cosas que te gusten, rodearte de personas que te apoyen, dedicar un tiempo a soñar despierto, procurar que tus pensamientos sean de calidad y saber disfrutar de los pequeños regalos de la vida. Para terminar, me gustaría indicar que es tan importante recargar la energía como mantenerla. Cuida tus pensamientos,  tus hábitos, las conversaciones que tienes y no la desperdicies  con quejas, victimismos, excusas o justificaciones  … 

Me despido de vosotros dando las gracias por las más de 156.000 visitas que he recibido hasta ahora. Os agradezco mucho también los comentarios que dejáis. 
Si estáis interesados en alguna actividad de las que realizo (consultas de feng shui en domicilios y empresas, charlas, cursos de iniciación o de formación) podéis escribirme a mjose@secretosdelfengshui.net. Os invito a que me sigáis en Facebook Los secretos del feng shui y en twitter @secretofengshui





No hay comentarios:

Publicar un comentario